default logo

Neuroeducación
para todos
los públicos

3 pilares para tu felicidad

“Nuestro cerebro tiene la capacidad innata para cambiar y mejorar las cosas. Por lo tanto, tenemos la capacidad para construir nuestra felicidad”. Ángel Cámara – socio fundador de PiensaPiensa.

¿Eres de los que te preguntas qué más puedo hacer para ser feliz?; ¿tienes ganas de ser cada día un poco mejor?; ¿piensas que la felicidad depende de ti, pero aún no has encontrado una fórmula eficaz que funcione?

Si has contestado “sí” a alguna de estas preguntas, probablemente esta herramienta te va a resultar muy útil.

A lo largo de los tiempos los humanos hemos buscado conquistar la felicidad. Esa búsqueda de la felicidad es una constante desde el principio de nuestra existencia.

No resulta fácil, porque nuestro cerebro, programado durante miles de años, está más interesado en evitar poner en riesgo su supervivencia, que en la felicidad. Sin embargo, no debemos olvidar que tenemos todos los recursos necesarios para construir nuestra propia felicidad.

Nuestra mente es la principal generadora de dichos recursos. Tenemos un cerebro plástico capaz de aprender desde que nacemos, o incluso antes, hasta el último momento de nuestra vida. Esto nos otorga un inmenso poder. La capacidad de cambiar y crecer cada día. La lámpara mágica que nos permite iluminar nuestra vida.

Hay tantas formas de ser feliz como personas hay sobre la faz de la tierra. Si no, cómo es posible encontrar a una persona plena y feliz en Malawi, viviendo en circunstancias personales y económicas lamentables. Y en paralelo encontrar a otra en Catar rodeada de todo lo que se puede desear pero que se siente desgraciada e infeliz.

Todos los estudios científicos realizados al respecto muestran que si las personas no trabajan sobre ellas mismas, si no intentan cambiar su mentalidad y hacer algo diferente y concreto para mejorar su nivel de felicidad, tienden a poner la misma nota a su nivel de felicidad, al margen de las circunstancias externas.

Hay 3 pilares básicos que siempre ayudan a mejorar la felicidad auto-percibida, que es a la postre, la que marca la diferencia:

1. “Lo que quieres y aún no tienes”

“Ojalá tus elecciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos”, decía Nelson Mandela.

Pasamos más tiempo pensando en lo que no queremos que en aquello que deseamos.

Lo primero es clarificar tus metas en la vida y diseñar una visión motivadora que te ayude a alcanzarlas. Esas metas deben ser personales y únicas. No tienen porqué responder a estándares o convenciones sociales. No deben ser aprobadas por nadie, solo tienen que ser buenas para ti y llenarte de energía positiva.

Y es que uno de los pilares básicos de la felicidad es poner tu foco y tu energía en aquello que te gusta hacer, en aquello que quieres ser, en lo que amas, en lo que te nutre e inspira.

Acción: comienza a confeccionar tu lista de todo aquello que quieres ser, hacer, creer o tener en la vida. Y no olvides agradecer lo que ya tienes hoy y lo que vayas consiguiendo por el camino.

2. “Lo que no quieres y tienes”

“Todos tenemos demonios en los rincones del alma, pero si los sacamos a la luz, los demonios se achican, se debilitan, se callan y al fin nos dejan en paz”, Isabel Allende.

Impaciencia, relaciones personales pobres, miedo, escasez de recursos económicos, exceso de trabajo, ansiedad, falta de gratitud, falta de confianza, son solo una pequeña muestra de todo lo que nos puede paralizar a la hora de cambiar y tener una vida más plena y feliz.

Estos son hechos desagradables con los que, sin embargo, nuestro cerebro se encuentra especialmente cómodo porque le aportan la sensación de estar cuidando de nuestra supervivencia. La realidad es que, lejos de desaparecer, tienden a hacerse cada vez más sólidos con el paso del tiempo. Crean redes neuronales poderosas en nuestro sistema nervioso y son uno de los principales motivos recurrentes para sentirnos desdichados e infelices.

El primer paso es reconocerlos, sacarlos a la luz, como sugiere la sabia Isabel Allende.

Acción: escribe tu lista completa de todo aquello que no quieres ser, hacer, creer o tener en la vida. Esta lista puede requerir varios intentos antes de ser completada. Nuestros miedos y creencias paralizantes tienden a esconderse en lo más profundo de nuestro ser. No olvides ser sincero contigo mismo. Es uno de los mejores regalos que puedes hacerte.

3. “La ayuda y apoyo para lograrlo”

El tercer pilar es reconocer la dimensión de la tarea y buscar la ayuda y apoyos necesarios en cada momento.

Muchas personas se atascan en uno de los pilares anteriores y no son capaces de avanzar por miedo al que dirán ó por un sentimiento de culpa o vergüenza.

¡Es normal atascarse! Definir nuestra visión y metas, ó enfrentar nuestros malos hábitos ó boicots personales no es algo que pueda hacerse fácilmente solo. Nadie nos ha enseñado cómo hacerlo y el buscar ayuda sigue estando en gran medida “mal visto” socialmente. Pues bien, te diré que no encontrarás a nadie que haya logrado su sueño personal o laboral sin haber recibido ayuda específica de otros.

Acción: investiga el tipo de ayuda más apropiada para tu caso. Busca las personas y herramientas que se adapten mejor a ti. Recuerda que buscar ayuda y apoyo puede ser la mejor inversión de tiempo y/o dinero de tu vida.

Es crucial ponernos en marcha ahora y cambiar nuestra forma de vivir para dedicar el mayor tiempo posible a lo que nos llena el alma: “lo que quieres y aún no tienes”.

Es básico resolver cualquier conflicto interno o malestar que nos impida dedicarnos en cuerpo y alma a lo que nos hace feliz: “lo que no quieres y tienes”.

Es vital no escatimar esfuerzos para sentirnos acompañados en el proceso: “la ayuda y apoyo para lograrlo”.

La felicidad es determinante de nuestra salud mental, física y emocional. ¡Dale prioridad!

 

 

Ángel Cámara es socio fundador de PiensaPiensa, empresa dedicada a hacer accesible a todos los públicos los beneficios de la Neuroeducación. Coach certificado, economista, máster en PNL por la IAPNLP, conferenciante y emprendedor del sector educativo, con una extensa carrera directiva internacional. Su misión personal “ayudar a las personas a sacar la mejor versión de sí mismos”

Deja un comentario

*

captcha *