default logo

Neuroeducación
para todos
los públicos

“El catalejo” – cierra los ojos, sonríe y da gracias

“Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos”

Daniel Defoe autor de “Robison Crusoe”

 

¡Ya está aquí “marzo marzuelo, un día malo y otro bueno” , dice el refrán!

Este mes quiero compartir contigo una herramienta basada en el agradecimiento como fuente de salud y bienestar: el catalejo. En PiensaPiensa nos gusta llamarle así porque este instrumento permite una visión ampliada y eso es justamente lo que pretendemos con esta herramienta, que le des más visibilidad y reconocimiento a todo las pequeñas cosas que te suceden en el día a día y que te aportan felicidad.

Cada vez hay más estudios que confirman que cuando aprendemos a ser agradecidos mejora tanto nuestro estado físico, como nuestro estado emocional, y por lo tanto nos sentimos más plenos y felices. El problema es que el estilo de vida en el que estamos inmersos la mayoría de nosotros es propicio para que pasen desapercibidas las pequeñas cosas positivas que nos ocurren cada día. Ejemplo: el abrazo de un niño, la lluvia de marzo, el aroma del café, una toalla limpia…

Hay dos característica del funcionamiento de nuestro cerebro que nos ayudan a entender que no siempre sea fácil fijarse y apreciar estas pequeñas cosas:

  • Nuestro cerebro está siempre pensando en sobrevivir por encima de todas las cosas, y por ello tiende a magnificar y retener los eventos negativos o inesperados que nos suceden.
  • Nuestro cerebro tiene circuitos de recompensa, que son mecanismos mentales por los cuáles nos acostumbramos rápidamente a las cosas positivas que tenemos y dejamos de prestarles atención muy pronto.

 

Durante el mes de marzo te propongo que entrenes tu cerebro para percibir, valorar y agradecer cada día las cosas buenas que te suceden. Y para ello te sugiero la siguiente acción consciente cada noche antes de dormir:

  1. Haz un repaso de tu día. Recupera mentalmente todo lo que ha ocurrido desde que te has levantado. Busca esos pequeños, ó grandes momentos, donde te has sentido bien porque has sonreído, porque has saboreado una comida deliciosa, porque te han o has felicitado por algo, porque te has sentido seguro, porque has ayudado a alguien, porque has oído una buena noticia, porque te has podido tomar un café tranquilo, porque has hecho deporte, porque has hidratado tu piel, porque ha llovido ó porque ha salido el sol…   Truco: no descartes las pequeñas cosas por muy pequeñas que parezcan. En apreciarlas está gran parte del secreto de la felicidad!
  2. Da gracias al menos por 3 de estos acontecimientos cada noche. Procura que no sea un acto mecánico. Es un momento de conciencia y bienestar. Practicar una actitud agradecida ante la vida es otra de las clave para encontrar una mayor sensación de felicidad en tu día a día. Truco: dibuja una sonrisa en tu rostro y respira despacio y profundamente mientras estás agradeciendo las cosas buenas de ese día.
  3. Repítelo cada noche antes de dormir durante todo el mes de marzo. Si algún día te lo saltas, no olvides aprovechar un momento tranquilo del día siguiente para hacerlo. Truco: quizás te ayude saber que uno de los beneficios de cultivar una actitud agradecida cada día es la mejora del sueño y el descanso  🙂

 

Y en este punto aprovechando el refrán del inicio, te invito a empezar tu práctica agradeciendo conmigo tanto los días de sol del principio de marzo que nos han aportado energía y fuerza, como aquellos días de lluvia que han llenado nuestros pantanos y nos han refrescado las ideas. ¡Todos los días han sido buenos a su manera!

Ángel Cámara es socio fundador de PiensaPiensa, empresa dedicada a hacer accesible a todos los públicos los beneficios de la Neuroeducación. Coach certificado, economista, máster en PNL por la IAPNLP, conferenciante y emprendedor del sector educativo, con una extensa carrera directiva internacional. Su misión personal “ayudar a las personas a sacar la mejor versión de sí mismos”

Deja un comentario

*

captcha *