default logo

Neuroeducación
para todos
los públicos

¿HOY TOCA PIENSAPIENSA?

collage

La motivación es la gasolina para el cerebro. Por eso, muchos padres de los alumnos de la actividad Piensapiensa tienen mucha curiosidad por saber qué hacen sus hijos en esta actividad que hace ”mover su gasolina” y levantarse por las mañanas preguntando: “¿Hoy toca Piensapiensa?” Si ese día toca Piensapiensa ven la ilusión en sus caras.

La pregunta que más frecuentemente nos hacen los padres es: “¿Qué hacéis para que los niños estén tan encantados con la actividad?” No tenemos trucos. Sencillamente aplicamos los principios educativos que rigen la excelencia educativa y que maximizan las posibilidades de aprender de los niños.

Algunas de las premisas educativas que nos ayudan a despertar el deseo de aprender de los alumnos son las siguientes:

  1. Para enseñar a un niño se necesita más corazón que ciencia.

En Piensapiensa se aprende y se enseña de corazón a corazón. Para acercarnos al corazón de los niños tenemos un truco: sorprenderles todos los días con la magia que envuelve todo lo que hacemos. El primer día se convierte en una experiencia inolvidable en la que los alumnos veteranos transmiten confianza a los nuevos alumnos, quienes enfrentan esta nueva experiencia con expectación y muchas dudas: “¿Qué será eso de PiensaPiensa? ¿Por qué me habrán apuntado aquí mis padres?”

A partir de ese día los niños saben que en Piensapiensa les esperan novedades, sorpresas, juegos, nuevas experiencias…, todo lo que se necesita para despertar su curiosidad por aprender y el deseo en su corazón por lograrlo.

  1. Educar es impregnar de sentido a todo lo que se hace.

Todas las actividades tienen una estructura que se mantiene cada día, en la que se respetan como principios:

  • Despertar la curiosidad.
  • Dar la posibilidad de experimentar.
  • Reflexionar sobre lo que se ha hecho.

Estos principios dan soporte a las muchas experiencias que viven los niños: se convierten en exploradores como la mascota Thinky, representan cuentos tradicionales en los que ocurren cosas que no tenían previstas, hay una escuela de detectives en la que pueden conseguir un carnet, descubren palabras mágicas y aprenden a utilizarlas…

Cada día sienten que ha ocurrido algo nuevo en Piensapiensa. Al mismo tiempo, se están facilitando contextos de experimentación que permiten unir la curiosidad por lo nuevo a la repetición de experiencias, imprescindibles para incorporar nuevas habilidades.

IMG_20151020_142645

  1. Juntos podemos llegar a lo más alto.

En PiensaPiensa aprendemos jugando. Cada día proponemos un juego en el que los niños son los protagonistas, son ellos los que prueban, manipulan, investigan… Nosotros sólo somos los guías que les acompañan en este camino, estimulando su curiosidad, creando un ambiente lleno de sorpresas. Los verdaderos protagonistas son ellos. Sus maestros son todas las experiencias que comparten y el recuerdo de que aunque “no podía hacerlo solo, “juntos podemos”.

  1. Soy especial por ser quien soy

Siempre terminamos con una reflexión en la que se favorece que cada niño se sienta especial por ser quien es y al mismo tiempo pueda descubrir quién puede llegar a ser. Se pone la mirada en todos esos aspectos relacionados con el estilo de aprendizaje que cada niño tiene, que a veces no se ajustan a los aprendizajes formales, pero que casi siempre se relacionan con lo más diferenciador que cada uno tiene y con la huella que pueden dejar en el mundo.

El resultado es que los niños sienten que Piensapiensa es un espacio en el que se les acepta tal y como son, que no se espera de ellos que sean diferentes a como son y, sobre todo, que se les da la oportunidad de ofrecer la mejor versión de sí mismos y de ser felices.

En definitiva, la respuesta que se plantean los padres de nuestros alumnos cada mañana se responde con una sola frase: Piensapiensa es tan especial para los niños porque les enseñamos a aprender con el corazón.

Por eso se despiertan preguntando si hoy toca Piensapiensa.

 

  1. Mercedes Soto Responder

    Mi hijo Manuel estuvo apuntado dos períodos escolares y disfrutó muchísimo. Efectivamente, se levantaba preguntando si tenía piensapiensa. Año tras año desde entonces, me pide que lo vuelva apuntar pero desgraciadamente no tenéis grupo suficiente para preparar un curso en el que lo podamos apuntar su padre y yo. Tampoco estamos en situación de poder trasladarlo muy lejos de casa.
    Pero enhorabuena. Era un dinero muy muy bien empleado y si tuvieran cursos que se impartieran cerca de su colegio o de nuestra casa les agradecería que volvieran a contar con nosotros.

    • PiensaPiensa Responder

      Mercedes muchas gracias por tus palabras.
      Estamos trabajando para llegar cada vez a más lugares, por lo que pronto quizá haya un grupo al que pueda ir Manuel. Nos encantaría que volviera a disfrutar de la actividad.

Deja un comentario

*

captcha *