default logo

Neuroeducación
al alcance
de todos

SERES SOCIALES

child-817369_1920

Si no controlas tus habilidades emocionales, si no eres capaz de controlar tus emociones estresantes, si no puedes tener empatía y relaciones afectivas, entonces no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos.  Daniel Goleman

Daniel Goleman es conocido por haber divulgado, una nueva perspectiva de la inteligencia: la Inteligencia Emocional. Sin embargo, tras la publicación de su libro: ”La Inteligencia Emocional” que se convirtió en best seller, más tarde, fascinado por las aportaciones de la neurociencia, publicó otro libro: ”La inteligencia social menos conocido, pero totalmente conectado con su visión de la inteligencia.

Uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia es que nuestro cerebro es social. Las neuronas están preparadas para establecer conexiones entre diferentes cerebros.

Los circuitos neuronales que operan mientras nos relacionamos son los siguientes:

  • Existen unas células llamadas fusiformes, que funcionan cuando estamos obligados a tomar decisiones sociales instantáneas.
  • Las neuronas espejo, registran tanto las acciones que otras personas están a punto de hacer como sus sentimientos, y predisponen a imitar las conductas y a sentir lo mismo.
  • Cuando el cerebro recibe un estímulo social agradable, segrega dopamina, lo cual produce placer y además pone al cerebro en condiciones óptimas de aprender.

 

Asimismo, la neuroplasticidad del cerebro también explica el papel que las relaciones sociales desempeñan en la remodelación del cerebro. La repetición de experiencias moldean las conexiones entre neuronas. De ahí la importancia de fomentar y desarrollar las habilidades de interacción social de los niños.

El aprendizaje de las Habilidades Sociales potencia la Inteligencia Social de los niños. La capacidad para relacionarse adecuadamente con sus compañeros y la posibilidad de expresar sus emociones y experiencias forman parte su desarrollo integral. Todos los comportamientos sociales, positivos y negativos del niño, configuran el patrón de comportamiento que tendrá para relacionarse con su entorno.

Las Habilidades Sociales están determinadas por la cultura. Dependiendo del lugar en el que estemos, las formas de comunicación cambian. Son conductas aprendidas, no nacemos sabiendo cómo relacionarnos con los demás sino que a lo largo de nuestra vida vamos incorporando estas habilidades. Se adquieren con la práctica, a través del aprendizaje por observación, imitación, ensayo y refuerzo. En los intercambios sociales con sus iguales, los niños ganan en cuanto a autoconocimiento de su propio funcionamiento social. También, influyen en el desarrollo social de otros niños, al mismo tiempo que otros niños moldean su propio funcionamiento social.

Los niños que acuden a Piensapiensa tienen muchas opciones de desarrollar su Inteligencia Social. En todas las actividades se fomentan las experiencias grupales y las interacciones positivas, facilitando a los niños el aprendizaje a partir de la observación y conductas de los demás.

Las habilidades sociales se desarrollan en los intercambios entre iguales que surgen de manera natural, y de manera específica con actividades de juego simbólico, teatro o roll playing. En estas actividades, en Educación Infantil entrenamos habilidades de cortesía y amabilidad, de conversación y de expresión emocional. En Primaria, se centra el interés en desarrollar la capacidad de escucha activa, en incorporar modelos eficaces de expresión emocional y en tomar conciencia de la importancia de expresar emociones de manera que ayuden a resolver problemas interpersonales.

Con el entrenamiento realizado, se favorece el moldeamiento de las conexiones entre neuronas, al facilitarles la repetición de una serie de pasos que se siguen siempre que se practican las habilidades sociales:

  • Dar instrucciones, para aclarar cuáles son los pasos que hay que seguir al emplear cada habilidad.
  • Ofrecerles un modelo de conducta adecuada, para facilitarles la adquisición de la habilidad a partir de las neuronas espejo.
  • Practicar, para que la repetición de experiencias moldeen los circuitos neuronales.
  • Dar información sobre su desempeño, para que tomen conciencia de las conductas concretas que tienen que incorporar.
  • Reforzar las conductas adecuadas, para afianzarlas y aplicarlas a otros contextos.

 

Somos seres sociales por naturaleza y por eso es primordial enseñar a los niños a desenvolverse con soltura en su entorno. Tener unas buenas Habilidades Sociales les ayuda a tener una imagen positiva de sí mismos, favorece sus habilidades para hacer amigos, les ofrece la oportunidad de experimentar relaciones positivas en las que puedan dar y recibir afecto con libertad. Las personas necesitamos a los demás, necesitamos la compañía y el afecto de otras personas para sentirnos bien, equilibrados y vivir felices. Al mismo tiempo, desarrollar la competencia social, tal y como señala Goleman, facilita que los niños puedan llegar lejos…

 

 

Deja un comentario

*

captcha *