default logo

Neuroeducación
al alcance
de todos

“Toc-Toc quién es” – gestiona TODAS tus emociones

“No somos responsables de nuestras emociones, pero sí de lo que hacemos con ellas”  Jorge Bucay

Quiero compartir contigo una herramienta muy útil para entender, acoger y cambiar nuestra forma de relacionarnos con las emociones desagradables: “Toc-Toc quién es”.

Las emociones llaman a nuestra puerta constantemente y tenemos la mala costumbre de dar la bienvenida solo a las emociones agradables, como si la tristeza, el enfado o el miedo no fueran dignas de habitar en nosotros. El no dar salida ó el rechazar estas emociones más incómodas lleva aparejado una serie de consecuencias que pueden acabar provocando culpabilidad, mal humor, estrés, ansiedad, o incluso enfermedades más graves.

 

Aquí tienes una guía práctica y sencilla en 3 pasos, para gestionar de forma más saludable cualquier emoción que llame a tu puerta.

Paso 1.- Abre las puertas a TODAS tus emociones: permítete sentir plenamente cada emoción, convive con ella un tiempo, escúchala y respétala. Es parte de ti y no hacerlo sería equivalente a no querer convivir contigo mismo, a no escucharte y a no respetarte. Por ejemplo, si la tristeza llama a tu puerta porque has perdido a un ser querido, ó porque una amiga te ha decepcionado, ó simplemente porque acabas de perder uno de tus clientes más importantes, ES HORA DE ESTAR TRISTE. No es hora de irse al bar a celebrar, ni montar una fiesta para olvidar. Date un tiempo para sentir tristeza, no tiene porqué ser muy extenso, y conectar sinceramente con esta emoción. Puede ser que este ejercicio haga que te sientas con poca energía, es posible que llores, ó quizás te apetezca estar solo. Escucha lo que necesita tu cuerpo y dáselo durante un tiempo limitado. Siempre que no hagas daño a los demás, ni a ti mismo, lo que decidas hacer está bien. Esa conexión respetuosa y sincera contigo mismo te va a ayudar mucho a dar el siguiente paso.

Paso 2.- Ahora es el momento de dialogar con la emoción: básicamente se trata de llevar a cabo un proceso de reflexión que te permita entender qué sentido tiene la visita de esa emoción en este momento de tu vida. Nuestro cerebro emocional es rápido y sincero.  En ocasiones genera emociones que en el momento de máxima intensidad no podemos entender y/o controlar. Lo importante es partir de la premisa de que siempre lo hace para ayudarnos a afrontar los retos que nos trae la vida. Nos avisa de que se requieren respuestas auténticas y eficaces a las situaciones que estamos viviendo. En otras palabras, incluso las emociones más desagradables llegan a nuestra vida con un fin último: AYUDARNOS. Siguiendo con el ejemplo de la tristeza por haber perdido un cliente importante, y siempre que hayamos vencido la tentación de “huir al bar”, esa reflexión sincera con nosotros mismos nos puede llevar a entender que hemos descuidado a un cliente importante; ó que hemos hecho todo lo que sabemos hacer; ó que simplemente no estaba en nuestra mano su decisión y es tiempo de aceptar la pérdida. En cualquiera de los supuestos, la reflexión nos ayuda a mejorar nuestra gestión, a aceptar la situación, ó simplemente a tener una comprensión más amplia de uno mismo.

Así que en esta  segunda fase las preguntas que debemos responder son: ¿para qué has venido a visitarme en este momento? ¿de qué manera puedes serme útil?. Reflexionar sobre estas preguntas nos va a ayudar mucho a gestionar lo que sentimos. De hecho, en ocasiones nos van a permitir darnos cuenta de que la emoción inicial está encubriendo otra más profunda. Por ejemplo, si de repente, y sin previo aviso, me cambian de departamento en mi trabajo, la emoción inicial puede ser de enfado e indignación. Sin embargo, en una reflexión más profunda podría descubrir que lo que hay detrás de esa reacción inicial es un miedo a no ser reconocido y valorado; miedo a no ser tenido en cuenta; ó incluso miedo a perder mi trabajo. El hacer este ejercicio permite reconciliarnos con nosotros mismos, conocernos mejor y naturalizar una reacción que es humana y comprensible. En definitiva, nos equilibra, nos hace crecer y da sentido a nuestra vida.

Paso 3.- Agradecer de forma sincera lo aprendido y aplicarlo a nuestra vida: dar las gracias a LA VIDA en general, y a la red emocional de tu cerebro en particular, es una forma de reconocer que tu parte más inconsciente está ahí presente velando por ti y que aprecias que así sea. Además es crucial hacer algo, por pequeño que sea el gesto, para incorporar lo aprendido a nuestra vidas. Por completar el ejemplo de la tristeza, nos ayudaría hacer una reunión con el resto del equipo y reconocer que aunque la pérdida de ese cliente es una pena, al mismo tiempo es una oportunidad para incorporar mejoras en la gestión de clientes. Nos ayudaría también analizar qué más se puede hacer para mejorar la satisfacción de los clientes actuales de la empresa. Nos ayudaría, sin duda, ver qué ideas se nos ocurren para conseguir nuevos clientes. Cualquiera de estas acciones es una forma de corroborar las palabras de C.G. Jung “si somos conscientes del propósito que tiene la emoción podremos modificar ese patrón pensar-sentir de nuestro inconsciente” y esto, por supuesto, nos hará crecer como personas.

“Toc-toc quién es” es una sencilla herramienta de gestión emocional en 3 pasos que lleva intrínsecos varios principios neuroeducativos importantes:

  • Nuestro cerebro produce emociones para ayudarnos a gestionar las situaciones que la vida nos presenta. Es una especie de alarma instalada en nuestro inconsciente que nos avisa para que adaptemos nuestras acciones a las nuevas circunstancias.
  • Sin emoción no hay aprendizaje, ó al menos es mucho más complicado que se instale en nuestra memoria a largo plazo.
  • La neuroplasticidad de nuestro cerebro nos permite reaprender y cambiar de perspectiva en cualquier momento. Esto hace que esté siempre a nuestro alcance reconfigurar los episodios más desagradables de nuestra vida y darle un sentido, lo cual suele ser crucial en la búsqueda de una vida plena y feliz.

 

En definitiva, “Toc-toc quién es” debe ser un MUST en tu “maleta de la felicidad”. El entrenarla durante este mes de abril te dará un fondo de armario robusto en tu gestión emocional e impulsará tu crecimiento personal.

Ángel Cámara es socio fundador de PiensaPiensa, empresa dedicada a hacer accesible a todos los públicos los beneficios de la Neuroeducación. Coach certificado, economista, máster en PNL por la IAPNLP, conferenciante y emprendedor del sector educativo, con una extensa carrera directiva internacional. Su misión personal “ayudar a las personas a sacar la mejor versión de sí mismos”

Deja un comentario

*

captcha *