PiensaPiensa Colegios

Neuroeducación
para todos
los públicos

UN MUNDO DE ILUSIÓN… UN MUNDO CON SENTIDOS

sentidosUnos de los secretos mejor guardados en PIENSAPIENSA son los secretos de exploradores y detectives. Esos que los convierten en grandes aventureros.

Los secretos, son tan secretos que se esconden en los lugares más insospechados. Muchas de las aventuras vienen de la mano de Thinky, nuestra mascota. Una de sus aficiones es jugar a convertirse en explorador. Los niños le suelen acompañar en sus aventuras. ¡Les encanta participar en sus grandes misiones! Colaboran con él para encontrar su linterna en plena oscuridad, le ayudan a encontrar las palabras perdidas de un cuento al que solo le queda la música, organizan una exposición de olores, etc.

También se esconden grandes secretos en la escuela de detectives. En ella desarrollan las habilidades que les capacitan como auténticos detectives, de esos que tienen su propio carnet. Allí aprenden a oler para intuir eso que se descubre cuando se siente plenamente, escuchan hasta las palabras más imperceptibles y todo lo que otros y ellos mismos desean decir, saborean cada minuto como si fuese el tesoro más grande que se les escapa de los manos, descubren la posibilidad de tocar no solo con las manos, sino también con el corazón. Y sobre todo, experimentan la importancia vital que para ser un buen detective tiene no perder sus ojos de niño, esos ojos que miran todo aquello que les interesa, con todos sus sentidos.

María Montessori describió la mente del niño como una esponja, que capta y absorbe todo a su alrededor. Los niños aprenden a través de sus sentidos, tocando, escuchando, observando… La vivencia de nuevas experiencias permite que los niños adquieran nuevos conocimientos o fortalezcan los existentes. La inteligencia esta directamente vinculada con la estimulación sensorial ya que ésta facilita el aprendizaje.

Cualquier cosa que llega a la mente pasa por los sentidos. La percepción sensorial es el primer elemento sobre el que se construye cualquier tipo de aprendizaje. Un adecuado procesamiento de la información sensorial es fundamental para el desarrollo infantil, ya que mediante este tipo de estimulación se logra potenciar al máximo sus capacidades.

Toda la información sobre el mundo, sobre nuestro entorno y sobre nuestro propio cuerpo nos llega mediante los sentidos. Continuamente nos llegan mensajes sensoriales que debemos interpretar y elaborar una respuesta adecuada.

Nuestro sistema nervioso recoge la información del medio o del interior del cuerpo, la procesa, almacena y elabora distintos tipos de respuesta para adaptar el organismo a los cambios. Es importante potenciar la percepción sensorial para que la información recibida sea lo más organizada posible.

La estimulación sensorial incluye los cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Los sentidos permiten a los niños explorar el entorno. Con el juego sensorial se facilita que los niños experimenten, manipulen e investiguen. Por tanto, las actividades lúdicas basadas en el juego sensorial, además de ampliar las posibilidades de captar información a través de los sentidos, favorecen el desarrollo de la atención, la memoria, la creatividad…

Al mismo tiempo atreverse a explorar, indagar, probar, comprobar, exige sobreponerse al miedo innato que las situaciones desconocidas provocan a los niños y a cualquier ser humano. Por eso, los sentidos también están conectados a las emociones. Esa vinculación entre los sentidos y el funcionamiento emocional es la que explica por qué algunos niños se adaptan enseguida a los nuevos sabores y otros necesitan repetir muchas experiencias con el nuevo sabor hasta poder aceptarlo. ¡A veces tantas! que los encargados de facilitárselas desisten.

La finalidad de la estimulación sensorial es proporcionar herramientas que desarrollan el potencial de cada niño mediante experiencias sensoriales que le permitan interactuar con el medio, favoreciendo así el aprendizaje y el desarrollo de sus habilidades. La estimulación sensorial activa los mecanismos de construcción de aprendizaje, es el principio del conocimiento y permite una interacción íntima y única de cada niño con el mundo, en la cual integra sus sensaciones, pensamientos y emociones.

Por eso, nuestros pequeños exploradores y nuestros detectives, están dando sus primeros pasos para conseguir un conocimiento amplío del mundo en el que no solamente se incorpora conocimiento, sino que el conocimiento se integra en el ser, en la esencia de lo que son, puesto que la primera semilla de ese conocimiento partió de lo que olieron, tocaron, escucharon, saborearon y vieron.

  1. raul ryes Responder

    es un blog buenísimo con artículos muy útiles y necesarios en nuestra carrera gracias por compartir

    • PiensaPiensa Responder

      Muchas gracias Raul, nos alegra que te sea útil. El sentido de este blog es ser un espacio para reflexionar y compartir inquietudes educativas.

Deja un comentario

*

captcha *